Información.: 822 645 163

logo CALM Centro de Asistencia legal y mediación en Santa Cruz de Tenerife

Una Oportunidad de Regularización: El Arraigo para la Formación como Nuevo Camino hacia el Permiso de Residencia

Novedoso mecanismo para extranjeros: Arraigo para la Formación

Desde la modificación del Reglamento de Extranjería en agosto pasado, se ha introducido un nuevo mecanismo para aquellos extranjeros que buscan regularizar su situación en España y obtener el tan ansiado permiso de residencia, comúnmente conocido como «papeles».

Esta novedosa vía se denomina arraigo para la formación y permite a aquellos extranjeros que han vivido de manera continua en España durante al menos dos años obtener un permiso de residencia, siempre y cuando se comprometan a realizar un curso de formación que cumpla con ciertos requisitos.

Antes de esta modificación, los extranjeros que se encontraban en España sin permiso de residencia tenían tres opciones para obtenerlo: el arraigo laboral, el arraigo social y el arraigo familiar. El arraigo laboral exigía una estancia de dos años en España y al menos seis meses de empleo continuo.

Arraigo para Formación en Santa Cruz: Oportunidad de Residencia. Una Oportunidad de Regularización: El Arraigo para la Formación como Nuevo Camino hacia el Permiso de Residencia

El arraigo social requería una estancia de tres años y un contrato de trabajo de un año de duración, que entraba en vigencia con la concesión del permiso. Por último, el arraigo familiar estaba diseñado para aquellos extranjeros con vínculos familiares específicos con un ciudadano español, vínculos que se han ampliado con la última reforma del Reglamento de Extranjería.

A estas tres formas de arraigo, se suma ahora el arraigo para la formación, que permite obtener un permiso de residencia de doce meses, inicialmente sin autorización para trabajar. El único compromiso requerido es realizar un curso de formación reglada perteneciente al Sistema de Formación Profesional, uno que conduzca a obtener la certificación necesaria para una ocupación específica, uno promovido por los Servicios Públicos de Empleo, o cursos para ampliar la formación universitaria o profesional previamente obtenida.

Al presentar la solicitud, el interesado debe hacer una declaración responsable comprometiéndose a realizar la formación elegida, proporcionando detalles sobre el curso, el centro, la duración y la fecha de matriculación prevista.

Además de estos requisitos, se deben adjuntar los documentos habituales para cualquier solicitud de residencia, como una copia del pasaporte con una vigencia mínima de cuatro meses, un certificado de antecedentes penales traducido y legalizado del país de origen o de los últimos cinco años de residencia, y la acreditación de dos años de permanencia continuada en España.

La continuidad se considera sin interrupciones si las ausencias no superan los 90 días en los últimos dos años. Una vez concedido el permiso, el extranjero tiene tres meses para matricularse en el curso y presentar el justificante en la Oficina de Extranjería; de lo contrario, se extinguirá el permiso.

Si al vencimiento del permiso la formación aún no ha concluido, se puede prorrogar por otros doce meses. Superada la formación, se puede obtener una autorización de trabajo si se cuenta con un contrato relacionado y se acredita la superación de la misma. Es crucial destacar que la vigencia del permiso de trabajo será de dos años, a diferencia del arraigo social que es de un año.

En resumen, el arraigo para la formación ofrece una oportunidad crucial para la regularización de extranjeros que han vivido dos años en España, brindando ventajas como la apertura de una cuenta bancaria, evitando la amenaza de la expulsión y dando inicio al cómputo del período de residencia legal para obtener, en el futuro, la residencia de larga duración y/o la nacionalidad española.

Es importante tener en cuenta que, en caso de no conseguir una oferta de trabajo relacionada con la formación, no se podrá obtener un permiso de trabajo por esta vía. En ese caso, tras la extinción del permiso para la formación, se deberá recurrir al arraigo social, para lo cual bastará con presentar una oferta de contrato de un año de duración en cualquier actividad. En este escenario, la residencia legal se interrumpirá, reiniciándose una vez se conceda la nueva autorización, sin que se compute el período anterior, ya que el requisito de residencia legal de cinco años para el permiso de larga duración debe ser continuado.

Artículos relacionados con extranjería

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?
Ir al contenido